FANTASMA DE ANGOSTURA PLANEA SOBRE RELACIONES ECUADOR-COLOMBIA

27.12.2013 09:37

Testaferro de la CIA, Alvaro UribeCinco años después del bombardeo perpetrado por el Ejército colombiano contra un campamento guerrillero en suelo ecuatoriano, el incidente que provocó la ruptura temporal de las relaciones entre ambos países cobra hoy sospechosa actualidad.

El tema resurgió a partir de las revelaciones hechas por el diario The Washington Post de que la Agencia Central Inteligencia de Estados Unidos (CIA) participó en el ataque que costó la vida al dirigente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) Raúl Reyes.

Según el diario, Estados Unidos proporcionó al país sudamericano equipamiento de posicionamiento global (GPS) para determinar la ubicación exacta de los blancos y guiar bombas inteligentes mediante geolocalización hacia los objetivos, aun cuando se encontraran en selvas densas.

El periódico cita en particular el caso del asesinato de Reyes el 1 de marzo de 2008, cuando la Fuerza Aérea colombiana lanzó bombas inteligentes contra un campamento ubicado en Angostura, una localidad ecuatoriana, a unos dos kilómetros de la frontera común.

En el ataque perecieron otras 22 personas, entre ellas cuatro estudiantes universitarios mexicanos que se encontraban junto a los guerrilleros en el momento del bombardeo.

La incursión colombiana, calificada por el presidente Rafael Correa de violación flagrante de la soberanía ecuatoriana, provocó el rompimiento temporal de las relaciones diplomáticas entre ambos países, y que se reanudaron en 2010, con la llegada del presidente Juan Manuel Santos al Palacio de Nariño.

Según denunció entonces Correa, lo ocurrido en Angostura fue una masacre y no un enfrentamiento, pues las investigaciones revelaron el uso de al menos cinco bombas inteligentes, una tecnología de punta que confirmaba además que la mano de Estados Unidos estaba detrás del ataque.

Nosotros lo dijimos cuando el bombardeo, porque conocíamos que Colombia no tenía las condiciones técnicas para hacer este tipo de bombardeo con bombas inteligentes, y suponíamos que había sido con la participación de Estados Unidos, recordó este martes el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño.

Según el jefe de la diplomacia del país andino, lo único que ratifica la información de The Washington Post es que la CIA siempre está involucrada en estas guerras sucias y en estos crímenes. Tanto Correa como Patiño consideran que no hay nada nuevo bajo el Sol en ese tema, y que en última instancia lo que se persigue con la información publicada por el diario estadounidense es dañar el proceso de paz colombiano, y las relaciones de Quito con Bogotá y Washington.

¿Serán casualidad estas "revelaciones", o se busca afectar las relaciones con Estados Unidos, con Colombia, y sobre todo el proceso de paz?, se preguntó el mandatario en su cuenta de la red social Twitter.

Correa luego se contestó a sí mismo en otro tuit, al asegurar que a estas alturas, él ya no cree en casualidades.

Cuidado con esas revelaciones que aparentemente son inocentes u oportunas, pero lo que pueden pretender es afectar nuestras relaciones con Colombia y con Estados Unidos, advirtió por su parte Patiño.