HOMOFOBIA DE CARDENAL PERUANO ENCIENDE POLEMICA

26.09.2013 08:59

Imagen activaLa reacción homófoba del cardenal peruano Juan Luis Cipriani contra un proyecto de ley para legalizar la unión de parejas del mismo sexo, que se apresta a debatir el parlamento, alienta duras críticas en este país suramericano.

 

Cipriani, según los críticos, incurrió en homofobia con su rechazo al proyecto, así como al intentar descalificar al autor, el parlamentario Carlos Bruce, acusándolo de usar su curul para justificar o defender su opción sexual.

El agredido se negó a responder por no descender al nivel al que llevaba el cardenal el tema y dijo que solo acepta discutir ideas, además de señalar que no le extraña la reacción del personaje emblema de los sectores más conservadores.

En su programa semanal de radio y televisión, Cipriani, de la secta conservadora Opus Dei, sostuvo que el proyecto es "una caricatura de matrimonio gay" y un paso hacia la consagración de este tipo de unión.

Bruce lo niega y señala que solo se trata de que las uniones entre personas del mismo sexo tengan los mismos derechos que los heterosexuales, como heredar el uno al otro o acogerse al seguro médico del otro, por tener una vida en común.

Del lado de Cipriani se puso el exoficial de la Armada Carlos Tubino, parlamentario del grupo de seguidores del expresidente Alberto Fujimori.

En una red de Internet, Tubino apeló a los principios católicos para afirmar que la mayoría rechaza la unión entre homosexuales, lo que determina que "nuestra sociedad no es liberal, Âíes antigay!".

Que alguien le informe al congresista Carlos Tubino que hace mucho tiempo abandonamos las cavernas. Él aún permanece en la cueva, respondió el jurista Ronald Gamarra.

"Los combatiremos. Lucharemos contra los que buscan degradarnos moralmente y contaminar a nuestras fuerzas armadas", respondió Tubino, aunque Bruce aclaró que su proyecto nada tiene que ver con los militares.

El presidente del Movimiento Homosexual de Lima, Giovanni Infante, recordó que el fujimorismo, al que Cipriani está vinculado, se ha opuesto a cualquier ley de igualdad para los homosexuales y también bloqueó una ley para sancionar con mayor dureza los crímenes de odio.

"Están siendo absolutamente consecuentes: son un grupo político creado para odiar y matar de modo sistemático", señaló Infante.

También el Centro de Promoción y Defensa de los Derechos Sexuales y Reproductivos (Promsex) defendió el proyecto de legalización de las uniones entre homosexuales y señaló que busca que solo busca estos tengan los mismos derechos que tienen los heterosexuales casados.

George Liendo, representante de Promsex, explicó que el proyecto reconoce la formación de sociedad de ganancias comunes y su división en caso de divorcio.

Explicó que, de aprobarse la norma, en caso de emergencias médicas, cada miembro de la pareja podrá decidir sobre la atención al otro, como familiar directo, y si uno de ellos es extranjero podrá tomar la nacionalidad peruana, lo que se aplica a parejas heterosexuales.

Liendo recordó que el proyecto es el cuarto intento en 20 años de legalizar las uniones homosexuales. El primero lo presentó en 1993 el congresista de izquierda Julio Castro, lo que motivó una reacción conservadora tan furibunda que impidió su debate.

Daniel Parodi, columnista de un diario local, comentó que el proyecto no llega a la profundidad de otros países, que han legalizado el matrimonio gay y hasta le han reconocido el derecho de adopción, y solo otorga derechos recíprocos a una pareja del mismo sexo, lo que no contradice a la religión.

El analista pregunta si el conservadurismo católico pretende invisibilizar a los homosexuales y negarles los derechos civiles más elementales debido a su opción sexual.

"¿Acaso la sociedad civil interfiere en las reglas de la Iglesia que es finalmente un foro privado?", añade el comentarista.

En medio del debate han surgido propuestas que, para evitar las reacciones contra la legalización de la unión homosexual, plantean que la proyectada norma no mencione a esta sino que hable de las uniones entre personas, incluyendo a las de familiares o amigos.

Liurka Otsuka, jurista de Promsex, reconoció que las reacciones conservadoras pueden indicar que no hay condiciones para el avance de los derechos de los homosexuales, pero es necesario seguir la lucha por la igualdad plena y para todos.

ls/mrs