LA IZQUIERDA EN AMÉRICA LATINA

10.02.2018 20:27

Partido Socialista de ChileLos intentos anteriores de implementar políticas socialistas en el subcontinente han fracasado debido a la resistencia de los EE. UU. Y los serios errores de los regímenes reformistas y revolucionarios.

 

introducción

Hasta principios de la década de 1980, muchos observadores de la escena política en América Latina creían en oscilaciones esporádicas en esta parte del mundo entre regímenes autoritarios y gobernantes con una mentalidad más o menos democrática. * De hecho, en algunos países las dictaduras militares alternan "difíciles de leer" en una lectura superficial intentaron lo débil, pero los gobiernos formalmente constitucionales los habían dejado en delicadas reliquias familiares. El hecho de que el mosaico de méritos, errores y deficiencias del gobierno militar y civil sea en realidad mucho más complicado solo se observa marginalmente aquí.

Este período de relaciones institucionales inestables, que ha persistido desde la fundación de las repúblicas a comienzos del siglo XIX, parece haberse superado en gran medida en las últimas tres décadas. Incluso países como Bolivia y Ecuador, alguna vez considerados incurablemente propensos a los golpes de Estado, han encontrado, a pesar de algunos intermezzi dramáticos, notable constancia y avances en sus prácticas democráticas que antes eran poco probables. El péndulo ahora indica erupciones en otras direcciones. Pronto, sugiere la consolidación de las tendencias liberal-burguesas o conservadoras, y pronto hace cambios visibles a favor de las fuerzas reformistas de izquierda o incluso de las izquierdistas. El elemento central de tales desarrollos hasta la fecha es que tales trastornos se hacen visibles directamente en las urnas o en un aumento en los movimientos de base.

En la primera década del siglo XXI, los partidos de izquierda en el subcontinente se han incrementado significativamente. Sin embargo, se debe hacer una distinción inmediata entre los partidos políticos, que solo podrían describirse como "izquierdistas" por su etiqueta (el nombre de su organización) o con medidas de carácter populista o caritativo, y otros que persiguen una política claramente socialista. Por un lado, la primera categoría incluye el APRA ( Alianza Popular Revolucionaria Americana ) antiimperialista en Perú. Hoy persigue una política abiertamente neoliberal. Por ejemplo, el gobierno de la Concertación Democrática en Chile, que fue una coalición de demócratas cristianos, socialdemócratas y socialistas durante dos décadas, se limitó a administrar el legado neoliberal de la dictadura de Pinochet. Pero algunas políticas sociales indicaron la intención de mitigar al menos los peores excesos de esa política. En circunstancias similares, el Partido Laborista brasileño ( Partido dos Trabalhadores / PT) de Luiz Inácio "Lula" da Silva se ha contentado con evitar el estrés económico, financiero, social y político a toda costa, y combatir los síntomas (especialmente la pobreza más evidente ) y para evitar reformas estructurales casi en todos los ámbitos.

En la segunda categoría de regímenes izquierdistas, el presidente venezolano, Hugo Chávez, quien fue elegido por primera vez en 1998, está claramente a la cabeza. No solo promueve las reformas socialistas dentro de la nación, sino que también trata de reunir personas con ideas afines en América Latina. Además de Cuba, que había estado esperando esa oportunidad por mucho tiempo, se unió a su iniciativa ALBA ( Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América ): la alternativa radical al área de libre comercio ALCA ( Área de Libre Comercio , auspiciada por los Estados Unidos) de las Américas ) - Bolivia, Ecuador, Nicaragua y algunos pequeños estados del Caribe. Buscan una mayor independencia de Washington, y especialmente del dólar estadounidense (mediante la introducción de una nueva moneda, el Sucre y nuevas estructuras bancarias en la región), una mayor supervisión gubernamental de los recursos de sus países y la democratización, especialmente hasta ahora unilateralmente dominado por los medios económicos masivos burgueses.

Difícil de clasificar en este panorama es el gobierno de Kirchner-Fernández en Argentina, encabezado por el peronista, que está ligeramente a la izquierda. El peronismo ha sido un fenómeno extremadamente complicado desde su creación a mediados de la década de 1940, y esta impresión se ha intensificado desde la muerte de Juan Domingo Perón (1974) hasta hoy. Los logros electorales de 2009 en el poder en Paraguay y El Salvador, dos fuerzas extremadamente conservadoras y represivas, luchan por cumplir sus promesas programáticas, ya que ambos tienen derechos tanto en el parlamento como en la jurisdicción. bajo su control de hierro. En Uruguay, José Mujica eligió a un ex guerrillero como jefe de estado, pero parece estar siguiendo un curso similarmente moderado (o "pragmático") como su predecesor en el cargo y el gobierno del PT en el vecino Brasil.

En contraste, los conservadores y liberales, todos seguidores del neoliberalismo, con Felipe Calderón en México, el multimillonario Sebastián Piñera en Chile y Juan Manuel Santos, vástago de la familia de medios más poderosa de Colombia, pudieron empujar el péndulo hacia el campo burgués. Igualmente firme en la silla de montar, la derecha está actualmente sentada con el presidente Alan García en Perú y el empresario Ricardo Martinelli en Panamá. En Honduras, que, como Colombia, ha sido gobernada casi en su totalidad por liberales y conservadores durante casi dos siglos, la oligarquía local ha podido usar la fuerza (y la asistencia estadounidense) para girar la rueda de la historia tras el breve interludio del izquierdista presidente liberal Manuel Zelaya. vuelve atrás.

 

Pioneros y pioneros

La imagen que transmite América Latina después de tres décadas de desarrollo democrático prácticamente inalterado difícilmente podría ser más compleja y colorida. Una característica sobresaliente no puede pasarse por alto aquí: la izquierda ha ganado espacio, y su gobierno de hoy parece estar sobre bases más sólidas que los episodios de colores políticamente similares en épocas anteriores.

En el corazón de la historia de las revoluciones de izquierda en el subcontinente está, sin duda, el derrocamiento de Fidel Castro, Ernesto Che Guevara y sus compañeros combatientes en Cuba. Pero no fueron los primeros en haberse rebelado contra los ideales socialistas contra el yugo del gobierno extranjero encarnado por los Estados Unidos y los círculos aliados burgueses-oligárquicos. Teóricamente, políticos como los argentinos Alejandro Korn y José Ingenieros, así como el peruano Víctor Raúl Haya de la Torre (fundador del APRA) y el marxista indígena José Mariátegui, habían lidiado con los ideales del socialismo y los imperativos de la lucha contra el imperialismo.

Emiliano Zapata puede ser considerado como el fundador del levantamiento armado de acuerdo con las "reglas" de la guerrilla que más tarde se conocería como tal. Le ha dado al mundo el fascinante ejemplo de un campeón principista pero no dogmático y desinteresado del genuino socialismo en libertad. En cada etapa de su vida durante la Revolución Mexicana, siguió la voluntad de los campesinos que tenían absoluta confianza en él como líder revolucionario. Su credo se limitó a unos pocos puntos rigurosamente seguidos: la descentralización de prácticamente todos los asuntos y, en consecuencia, la autonomía comunitaria extensa, el derecho a la codeterminación y la autodeterminación de todos los adultos, el estímulo inmediato de la producción agrícola después de la liberación de una zona particular. refinerías de azúcar. En la guerra de guerrillas, intentó (en contraste con las tropas federales burguesas) proteger a la población civil lo más lejos posible del horror de la guerra civil. Los golpes de su pequeño ejército fueron dirigidos contra los ricos, aliados con los dueños del poder central represivo de estados y compañías, en el mejor de los casos contra la deuda, y especialmente contra el odiado ejército federal. Especialmente con respecto a la política agrícola, Zapata siempre tendrá que ser considerado como un ejemplo y un punto de referencia para la izquierda de América Latina.

Un papel similar como un pionero de la revolución jugó Augusto César Sandino en Nicaragua. Buscó conocimiento y apoyo en todas las teorías posibles de las humanidades. Él ha perdido el sentido de la realidad en algunos aspectos. También expresó tendencias mesiánicas, que se nutrieron de la sincera admiración de sus seguidores, campesinos pobres y sin educación. Indudablemente correcto y en sí mismo meritorio fue su visión, derivada de esas teorías radicales, en parte también esotéricas, que no solo la economía, la política y el Estado, sino también el hombre mismo tenían que ser "revolucionados" si uno quería el ideal de una sociedad socialista más cerca. Pero este objetivo, que requería demasiado a la vez y demasiado de todo, seguía siendo una distancia inaccesible. Al igual que Zapata, Sandino fue víctima de asesinos.

 

Balance de una revolución

La Revolución Cubana es el evento clave en la historia de América Latina en el siglo XX. Durante más de cinco décadas, ha resistido el bloqueo y la agresión múltiple de Estados Unidos, que sobrevive con tremenda dificultad para separar al régimen de la Unión Soviética y, a pesar de las repetidas pruebas y tribulaciones de la política económica comunista, puede evitar el colapso que los oponentes de la revolución tienen desde entonces. profetizar durante medio siglo.

Un suministro razonablemente satisfactorio y razonablemente adecuado de los alimentos más necesarios para todos los estratos de la población, la desaparición de condiciones de vida inhumanas (prevalecientes en los barrios marginales de casi todas las ciudades principales del resto de América Latina), una educación pública secundaria en comparación con el resto de la región excelente calidad de la atención de la salud: se trata de logros sociopolíticos que son objeto de reconocimiento en círculos subcontinentales informados objetivamente, generando un aplauso eufórico, especialmente en las clases bajas entre el Río Bravo y la Patagonia. Esa política económica cubana en la comparación subcontinental -como lo han demostrado una y otra vez los datos estadísticos de la CEPAL ( Comisión Económica para América Latina , Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina) - a largo plazo no está mal, pero nunca realmente "de gira" y la población poder presentar una gama más amplia de productos parece tener dos causas fundamentales. En primer lugar, los revolucionarios querían evitar un consumismo que se ha convertido en una cuestión de rutina para las clases acomodadas de los países capitalistas. Las prioridades de sus dominios son diferentes, como la satisfacción de las necesidades básicas de toda la población. Por la misma razón, Castro siempre se ha esforzado por mantener los encantos de La Habana, un horizonte grandioso, como los de São Paulo, Santiago de Chile y otras ciudades importantes de la región en exhibición, y por lo tanto, el fenómeno generalizado del éxodo rural a un absoluto Mínimo para reducir.

En segundo lugar, y más importante, en Cuba, hasta el día de hoy, la cuestión básica no se ha aclarado (y apenas se ha debatido seriamente) sobre cuánta actividad económica se debe planificar. Que la estandarización gubernamental, la planificación a gran escala y las funciones de control son necesarias para evitar los excesos neoliberales -desarrollos económicos y sociales absurdos- que, según la amarga experiencia de los últimos tiempos, deberían ser indiscutibles. Igualmente claro para una sociedad socialista humanista es que maximizar las ganancias a favor de las minorías (ya sean propietarios de capital y gerentes o burócratas sedientos de poder de cualquier procedencia ideológica) puede ser el objetivo principal del sistema económico, pero maximizando las ganancias para la seguridad financiera orden social justo y liberal.

Esta condición se ha logrado en Cuba solo en pequeños comienzos, la satisfacción de las necesidades más importantes de todos, pero también con la introducción de derechos de base en el marco del llamado Poder Popular. Sin embargo, la revolución todavía sufre de una seria falta de libertad, lo que tiene efectos paralizantes especialmente en la economía. Si la iniciativa propia solo puede desarrollarse de manera selectiva y "experimental" y si las víctimas autoritarias amenazan a las personas que quieren ser autosuficientes, todo el tejido económico se ve constantemente frustrado.

 

¿La exportación de la revolución?

Convencidos de la bondad de su revolución, ciertas instancias del régimen cubano, dirigido por el Che Guevara, buscaron desde muy temprano provocar el fuego socialista en otros países. En estos intentos infructuosos de provocar el derrocamiento de la fuerza bruta, gran parte de China se ha roto y se ha logrado poco para la causa de la revolución. Desde México y Guatemala hasta Brasil, Uruguay y Argentina, cientos de miles, no solo guerrilleros, sino más a menudo ciudadanos ordinarios, en su mayoría desarmados, han empapado la tierra con su sangre. La lucha armada sin largos trabajos preparatorios políticos en la Base del Pueblo (en los partidos de izquierda, sindicatos y organizaciones populares) no fue muy útil para la revolución prevista, pero más aún para los intereses de los derechistas oligárquicos de los países interesados.

Esta lección fue aprendida por los insurgentes, especialmente en América Central. Como resultado, buscaron una unión mucho más cercana con aquellas organizaciones políticas que representan las preocupaciones de las clases más bajas y más bajas de la gente. En el caso de Nicaragua, dicha alianza, reforzada aún más por la presencia activa de intelectuales, clérigos y algunos empresarios, ha llevado a la victoria de las asociaciones revolucionarias. Intentos similares fracasaron en Guatemala y El Salvador, en gran parte debido a la ayuda militar masiva que EE. UU. Pudo usar para apoyar a los gobernantes establecidos y extremadamente conservadores. La falta de creencias y modales democráticos en el útero de las organizaciones guerrilleras y de base también contribuyó a su fracaso.

Por el contrario, el desarrollo posterior de la lucha revolucionaria del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en el sur de México envía un mensaje positivo. Los nativos, que emulan los ideales de Zapatas en las junglas de Chiapas, persiguen sus propios objetivos, elaborados en un largo debate comunitario, en particular la preservación de su autonomía social, cultural y lingüística. La izquierda de América Latina puede aprender menos de los zapatistas del socialismo que de la democracia interna. En aldeas y aldeas remotas, los indígenas en sus consejos Caracoles están llevando a cabo un proceso educativo de valor incalculable en la teoría y la práctica. En busca de una sociedad independiente, justa, pacífica, solidaria y democrática, el siempre enmascarado "Marcos" no aparece como un comandante, sino -como lo hizo Zapata- como un asistente para la aplicación de la voluntad popular. Aunque los zapatistas, después de una breve fase inicial en 1994, renunciaron a cualquier forma de violencia, el estado mexicano, a nivel federal, regional y local, no tiene otra respuesta a las aspiraciones de los nativos que el hostigamiento, la provocación y la represión. Se intenta constantemente eliminar este germen de una nueva sociedad basada en la solidaridad y la tranquilidad (limitada a unas pocas decenas de miles, por cierto), utilizando métodos militares, paramilitares, policiales e incluso mafiosos.

Tres décadas antes, después de la conferencia episcopal de Medellín de 1968, las fuerzas habían comenzado a moverse en la Iglesia Católica, buscando también una revolución no violenta en América Latina. Como resultado, en todos los países del continente, millones de creyentes se han unido a las comunidades cristianas de base ( Comunidades Eclesiales de Base / CEB), atendidos por clérigos con mentalidad social y siguiendo las enseñanzas de la Teología de la Liberación. La contribución de tales núcleos comunales al cambio histórico puede ser pequeña e incluso contradictoria en detalle. Pero multiplicar por las decenas de miles de CEB repartidos por el "continente católico" y actuar en silencio, como sugiere el desarrollo en Brasil, puede conducir a un proceso de concienciación cuyo impacto político no debe subestimarse. , Sorprendentes son los paralelismos entre los zapatistas y las comunidades de base en el poder estatal (en el caso de este último, el Vaticano) reaccionan predominantemente, si no exclusivamente, con medidas represivas para el surgimiento y propagación de tal "movimiento popular" - con uno ciertamente considerable La diferencia es que el estado mexicano usa los métodos más brutales y sin escrúpulos, mientras que las autoridades católicas se centran en sancionar a los autores intelectuales de la teología de la liberación.

 

"Caminos hacia el socialismo"

Varias veces en el transcurso del siglo XX, los gobiernos democráticamente elegidos en América Latina han intentado implementar una política de izquierda más o menos clara: Jacobo Arbenz en Guatemala (1951-1954), João Goulart en Brasil (1961-1964), Juan Bosch en La República Dominicana (1963), Salvador Allende en Chile (1970-1973) y la revolución no violenta llegaron al poder en el movimiento New Jewel de Maurice Bishop en Granada (1979-1983), por nombrar solo algunos de los más importantes. Todos terminaron de manera similar: con la intervención abierta u oculta de la potencia mundial de Estados Unidos, cuyo objetivo central es siempre preservar sus intereses hegemónicos en el "patio trasero" y cortar de raíz los enfoques de la política socialista (o incluso meramente nacionalista) de raíz.

Allende estaba convencido de que era posible un "camino chileno hacia el socialismo". Su gobierno, después de casi tres años en medio de condiciones caóticas que en parte se autoinfligieron y en parte el trabajo de fuerzas opositoras y extranjeras, fue eliminado por un golpe. Una primera lección que se puede extraer de esta experiencia histórica se refiere a la unidad de las fuerzas revolucionarias. Donde se puede producir (como en Cuba bajo Castro y en Nicaragua gracias a una coalición muy amplia), los grupos de mentalidad socialista

pueden tener éxito en tomar el poder, quizás incluso sin desempoderar al ejército, como parece mostrar el desarrollo pasado de Venezuela. Pero si no se puede lograr esta unidad (como en El Salvador, Guatemala, Colombia y Chile), entonces las perspectivas de éxito duradero en la izquierda son escasas. Al menos, una condición esencial para la supervivencia del gobierno de Allende habría sido "racionalizar" y controlar los movimientos ultraizquierdistas como el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) con medios democráticos.

Una segunda lección es que la economía, incluso si no es una ciencia exacta, tiene sus propias leyes que no deben descartarse. La buena intención de mejorar la suerte de la población no es suficiente. Los aumentos salariales, incluso si la generosidad aún puede estar justificada desde el punto de vista social, deben ser dosificados con mucha precisión. De lo contrario, existe un peligro agudo de que la espiral inflacionaria comience a girar. Esto puede entonces -como en Chile, la Unidad Popular- encontrarse solo con la dudosa ayuda del control de precios y los subsidios. Finalmente, como lo demostró más tarde el ejemplo del gobierno sandinista en Nicaragua, las capas más bajas del pueblo se están alejando al galope de la inflación mucho más de lo que se les ha otorgado con salarios reales aparentes.

En la visión de la izquierda, la nacionalización y la nacionalización son herramientas indispensables para la redistribución de la riqueza. En el caso de los recursos minerales, tales medidas pueden ser de crucial importancia. Sin embargo, solo dan sus frutos a largo plazo si las autoridades del estado están preparadas para llevar a cabo sus tareas administrativas y si hay suficientes conocimientos técnicos en su propio almacén. En cualquier caso, la nacionalización no debe ser simplemente frente a las dificultades o bajo la presión de los eventos políticos y sectores radicalizados. Siempre requieren una preparación completa en todos los aspectos de la gestión. La improvisación en tales asuntos solo puede conducir al abismo.

Estos mismos errores en los que el gobierno de Allende ya había incurrido se volvieron a cometer bajo el gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSNL) en Nicaragua (1979-1990). Uno ve: incluso si la izquierda puede llegar al poder una vez después de un levantamiento armado, eso no es garantía del éxito de la revolución. Innumerables pruebas de prueba seguirán apareciendo, la construcción de una nueva sociedad nunca terminará. Al igual que en Cuba, el gobierno del FSLN, especialmente en el sector agrícola, ha seguido un curso errático entre la colectivización forzada y la liberalización parcial, lo que ha provocado una profunda incertidumbre en la economía. Que en Nicaragua en ese momento, en promedio, alrededor del 40 por ciento de la economía estaba bajo control estatal directo, indica una relación bastante razonable. Pero el tema central de la política del FSLN parece haber sido lo que podría financiarse mediante reformas con los fondos disponibles. De todos modos, la explosión de la inflación fue una clara indicación de que los Comandantes habían asumido el control.

La unidad de las guerrillas victoriosas y las organizaciones populares podría mantenerse durante largos períodos hasta el final provisional después de once años. Pero después de solo unos meses, la Alianza se separó de la mayoría de los grupos de clase media. Esto ha interrumpido significativamente el proyecto de crear y mantener una economía mixta. Presionados desde dentro y fuera, los sandinistas también fueron persuadidos para reemplazar el Consejo de Estado, creado en 1979, en el que todos los sectores de la insurgencia estaban adecuadamente representados, con un parlamento elegido por el pueblo, no el verdadero equilibrio de poder, sino más bien reprodujo un paisaje de fiesta anticuado. En este aspecto, los sandinistas han seguido la tradición burguesa en lugar de adaptar el modelo cubano de Poder popular a la realidad política y social de su propio país.

Una vez más, algunas experiencias similares pero no congruentes con Chile y Nicaragua, una comparación con el gobierno del venezolano Hugo Chávez sale a la luz. Justo al comienzo de su primer mandato, eligió una asamblea constituyente que allanaría el camino para el "socialismo del siglo XXI". Al nuevo régimen se le debe dar una legitimidad sostenida y protección contra las maniobras burguesas, principalmente con el objetivo de restablecer el status quo ante. La "constitución bolivariana" de Chávez parece permitir un equilibrio entre las competencias de un Estado fuerte y la preservación del alcance suficiente para el desarrollo de la iniciativa privada. Además, el hecho de que a la petrolera estatal PDVSA ( Petróleos de Venezuela SA ) se le asigne un papel central en la economía, no altera este equilibrio en principio. Chávez puede reclamar el mérito de desviar la gran riqueza de su país de las manos de los gigantes transnacionales a los sectores sociales que más lo necesitan. Igualmente positivos son los esfuerzos por realizar esta redistribución de la riqueza de la forma más directa posible (mientras se minimiza la burocracia) en beneficio de los estratos más bajos y más bajos de la población. El aumento de las competencias de la comunidad, así como el fortalecimiento del sistema cooperativo y las estructuras democráticas de base, especialmente con la fundación y administración de medios de comunicación gestionados de forma cooperativa, se considerarán ventajas adicionales. Las debilidades del régimen socialista en Caracas, por otro lado, son la inflación que ya es alarmantemente rápida y la práctica generalizada de la corrupción. Ambos males contienen suficiente combustible para desequilibrar tarde o temprano a un gobierno que tiene bases institucionales y sociales aparentemente estables.

Central para los gobiernos de izquierda de América Latina es el compromiso en palabras y hechos con los principios liberales y democráticos: con una democracia que debe ser representativa pero no burguesa. Para ser creíble, esta democracia debe crecer desde abajo. Contra este proceso, los grupos hasta ahora privilegiados y el poder hegemónico en el norte siempre se encerrarán.

* Ver. a este texto Romeo Rey, en el signo zodiacal del Che Guevara. Teoría y práctica de la izquierda en América Latina, Hamburgo 2008.