MITOS REVOLUCIONARIOS SOBRE AMÉRICA LATINA EN EUROPA

11.02.2018 20:28

América Latina está atravesando la fase más larga de gobierno democrático en su historia. El mito del contraste entre el centro y la periferia y la revolución necesaria podría desvanecerse aún más.

 

introducción

Tanto en la antigua República Federal como en la RDA había mitos sobre América Latina. Tenían raíces históricas comunes. Bajo "América" se entendió hasta la Era de la Ilustración, tanto en el norte como en el sur del continente. Un cambio no comenzó hasta el siglo XVIII: por un lado, el futuro de América Latina se mejoró con el mito del "buen salvaje"; por otro lado, el sinónimo del nombre América con Estados Unidos comenzó a prevalecer. [1]

A principios del siglo XIX, Estados Unidos desempeñó un papel subordinado en las obras de pensadores europeos. Hegel declaró en sus "Conferencias sobre la filosofía de la historia" celebradas en Berlín en 1822/23 que había una brecha de desarrollo entre las dos Américas: "En Norteamérica se ve la prosperidad (...) mientras que en América del Sur las repúblicas se basan únicamente en la fuerza militar". Sus reflexiones culminaron en el pasaje frecuentemente citado: "América es así la tierra del futuro, en la que en tiempos ante nosotros, por ejemplo en la controversia de América del Norte y del Sur, se revela la importancia de la historia mundial, es una tierra de anhelo para todos aquellos que agujerea la armería histórica de la Europa antigua (...) ". [2]

Con el ascenso de Alemania en el Imperio Wilhelmine, el conflicto con los Estados Unidos aumentó. Llama la atención que en los libros de texto contemporáneos, además de las expediciones y los primeros imperios coloniales de los españoles y portugueses, surgieron los movimientos de liberación en América Latina a principios del siglo XIX, y el término imperialismo se explicó en el contexto de la expansión de la influencia norteamericana en América Latina. También en la literatura de entretenimiento del imperio hay simpatía por los pueblos indígenas de América Latina o por los esclavos y sus descendientes. Karl May expresó sus reservas en varias novelas contra los "Yankees" y las "sociedades yankis".

Hasta 1945, era más probable que el antiamericanismo fuera presentado por la derecha política. Después de la Segunda Guerra Mundial, comenzó un cambio funcional de anti-norteamericanismo, que era parte de la doctrina estatal en la RDA. En la década de 1960, sin embargo, el antiamericanismo político también se convirtió en parte del movimiento estudiantil de izquierda en la antigua República Federal. [4] Hoy, el antiamericanismo no se limita al espectro político izquierdo. No solo en Alemania se puede encontrar un antiamericanismo parcialmente cargado culturalmente, para América Latina (en el latinoamericanismo de Francia) da una imagen contraria no especificada.

 

Percepción selectiva de las revoluciones

"Las revoluciones no ocurren solo en la tierra, también juegan en el cielo, lo que significa no solo en la práctica, sino también en la mente". [5] Contrario al uso inflacionario de la palabra revolución en América Latina y la idea de una "región revolucionaria", el número de revoluciones reales es claro. Algunos ya cuentan los movimientos de independencia a comienzos del siglo XIX, de lo contrario se mencionan a México (1910ff), Bolivia (1952), Cuba (1959) y Nicaragua (1979). Al menos en la República Federal temprana se encontró en América Latina la elevación excesiva de los libertadores ( libertadores ) de España en una generación escéptica a favor poco. [7] Mientras que la Revolución mexicana se encontró con el interés debido a la importancia literaria y política de algunos exiliados en la RDA, [8] América Latina recibió poca atención en la Alemania de la posguerra.

El mito original sería la revolución cubana de 1959. Casi parece como si América Latina solo ahora aparece en el público político y la ciencia. En la República Federal apareció a principios de la década de 1960, varios libros sobre Cuba, escritos en parte por periodistas de televisión. En la RDA, el tema también cubrió la literatura de entretenimiento. ¿Cuáles fueron las razones de este efecto extraordinario? La revolución tuvo lugar en el patio trasero de los Estados Unidos. Cayó durante la Guerra Fría, con la crisis de Cuba en 1962 amenazó con una Tercera Guerra Mundial. Y: Cuba es una isla y, por lo tanto, particularmente mítica. A esto se agregaron los actores de actuación. Guerrillas con barbas distintivas ( barbudos ) se enfrentaron a un dictador corrupto que los gobiernos de Estados Unidos consideraban un títere. La lucha de David contra Goliat pareció continuar en el presente inmediato y sirvió para justificar un gobierno autoritario y personalista.

Los revolucionarios aparentemente no dogmáticos y poco convencionales que aparecían fueron inicialmente bien recibidos por los intelectuales europeos, pero también en personas que criticaban el socialismo real existente. Como el gobierno cubano quería abrirse camino entre los bloques y las diferencias con la URSS y también con la RDA, se mantuvo para el movimiento de los 68 y al menos como punto de referencia. El movimiento de solidaridad en la República Federal, sin embargo, permaneció mucho más débil que más tarde en Chile y Nicaragua, especialmente porque surgió principalmente de la periferia del DKP. Los pronósticos de un fin inminente del socialismo tropical resultaron ser erróneos después de 1990 como la suposición del fin del mito. [9] La sentencia otorgada a los enfermos Fidel Castro, "Si muero un día, nadie lo creerá", expresa esta paradoja.

 

América Latina en los medios

Desde la década de 1960, los conflictos en América Latina parecían formar parte de la estrategia revolucionaria cubana y funcionar bajo los auspicios de la Guerra Fría. Ahora los principales diarios de la República Federal y Suiza comenzaron a informar regularmente. América Latina fue considerada como "el mayor niño problemático de Washington" (The Act, 5.4.1964), de un "subcontinente explosivo" con motivo del viaje sudamericano por el presidente Heinrich Lübke al discurso (Die Welt, 24.4.1964). "Un minuto antes de la medianoche" fue el comienzo de una serie de artículos de Claude Jacoby en "Die Weltwoche" en 1965. En "Revolución y Reforma en América Latina" (FAZ, 12.5.1965), se presentaron los movimientos políticos y sociales en los estados más importantes. "¿Peligro rojo en América Latina?" era un artículo en el Baseler Nachrichten (25.12.1965). "¿Ha fracasado la democracia en América Latina? Una visión general que deja poca esperanza", dijo Tages-Anzeiger (26.8.1967). Y la primera página de "Der Spiegel" (36/1970), que comenzó una serie sobre América Latina, decía: "Tupamaros y guerrillas, porque solo la violencia ayuda".

Durante la década de 1970, comenzó un cambio. El aumento de la guerrilla pareció disminuir después del asesinato del Che Guevara en 1967 en Bolivia. Las Fuerzas Armadas, que se presentaron como "reformadores uniformados" en países como Perú y Panamá, o como regímenes militares tecnocráticos con una doctrina de seguridad nacional, como en Brasil desde 1964 y la dictadura militar contrarrevolucionaria en Chile desde 1973, llevaron a la imagen del continente de los generales. La redemocratización de la década de 1980 no se convirtió en el tema de una gran serie de artículos. En comentarios individuales, el escepticismo sobre las "nuevas democracias" brilló a través, especialmente en 1992, cuando el descubrimiento o la conquista de América Latina fue hace 500 años. Un editorial de Volker Skierka en el "Süddeutsche Zeitung" del 9.4.1992 titulado "Nuevas Oportunidades para Viejos Putschists" decía que "en muchos países la democracia no es más que una dictadura de permiso".

Después de 1989/90, el interés de los medios alemanes cambió a Europa. [10] Solo desde hace diez años, ya que se habla de un empuje hacia la izquierda, se informa más de nuevo. Hoy en día existen democracias electorales en América Latina, y la política en algunos aspectos no es tan diferente de la de Europa. Sin embargo, en las noticias, solo la economía tiene "lo que es políticamente fuera de lo común: como movimientos masivos de protesta, caídas presidenciales, crisis económicas severas". [11] De lo contrario, los desastres naturales llaman la atención. Cada vez más, se trata de "periodismo de capital", ya que el número cada vez menor de corresponsales extranjeros proviene en gran parte de las metrópolis.

 

Movimientos de solidaridad en la República Federal

En la República Federal en la década de 1970, hubo intensos debates sobre la "ayuda al desarrollo" y el "Tercer Mundo". Los nuevos movimientos de solidaridad, que provenían de los círculos de estudiantes y de la iglesia, estaban en parte dirigidos contra el propio estado, en parte estaban a una distancia crítica. Esto forma la diferencia central a la RDA.

Los movimientos de liberación del "Tercer Mundo" ejercieron una gran fascinación en la década de 1968. En primer plano, sin embargo, estaban China, Vietnam y parcialmente Cuba. Que los movimientos de liberación eran jóvenes y sus objetivos seguían siendo inexactos, más bien aumentaron su atractivo, pero hizo posible una salida al dilema del bloque y un distanciamiento del socialismo real existente en el Este. Los movimientos de solidaridad con América Latina se nutrieron principalmente de dos fuentes: grupos eclesiales, como la "Tercera Acción Mundial" en Freiburg, así como un ala internacionalista y radical de la Unión Socialista Estudiantil Alemana (SDS), que luego pasó parcialmente a los grupos K. Varios miembros de los grupos maoístas tenían preferencia por China o Albania. Solidaridad con América Latina también fue anunciada por las fundaciones afiliadas al partido, las asociaciones de partidos internacionales y las organizaciones de ayuda de la iglesia.

 

Cuba 1959: de la Guerra Fría al mito.

En la República Federal inicialmente no se desarrolló ningún movimiento de solidaridad con Cuba. La revolución fue interpretada en el contexto de la Guerra Fría, e incluso los autores socialdemócratas superaron inicialmente los enfrentamientos críticos. Dentro del movimiento estudiantil, los grupos maoístas y espontáneos siguieron el modelo de Ernesto "Che" Guevara y la teoría de un enfoque guerrillero de Régis Debray, por otro lado convirtieron las críticas del Partido Comunista Alemán (DKP) y la Unión de Estudiantes Marxistas (MSB) Espartaco , Solo el caso de los detenidos por el escritor del gobierno Herberto Padilla, quien luego practicó la "autocrítica", llevó a un debate sobre Cuba. Hans Magnus Enzensberger le dedicó su pieza "El interrogatorio de La Habana" desde 1972. En el mismo año apareció en el "libro de texto" una crítica de las relaciones cubanas macedonias. [16] Maschke, anteriormente un miembro de SDS que recibió asilo político en Cuba después del arresto después de una manifestación de Vietnam en 1968, ahora se consideraba un "renegado" en el movimiento estudiantil.

Durante la década de 1980, el socialismo tropical ganó en simpatía con varios socialdemócratas y jóvenes socialistas. El entonces vicepresidente del SPD, Oskar Lafontaine, visitó la isla en 1988 y fue recibido por Castro. Gerhard Schröder fue el único país latinoamericano que visitó Cuba antes de ser elegido canciller federal, lo que fue comentado en parte por el público estadounidense cuando asumió el cargo en 1998 con sorpresa. Con el paso de los años, el mito de la revolución cubana en Alemania se ha incrementado. En la década de 1970/80, se consideró temporalmente un "modelo de desarrollo", existen numerosas biografías de Castro en alemán. Muchos cubanos han abandonado sus hogares, muchos turistas visitan la isla: "Desde entonces, la nomenclatura militar-política en La Habana, los administradores sospechosos de una encantadora ruina prerrevolucionaria, un 'Buena Vista Social Club' bien supervisado, vive de la explotación turística de esta joya Dinero y turistas, bellas mujeres jóvenes y una vivaz de 90 años (...) ". [17]

 

Chile 1973: ¿camino pacífico hacia el socialismo?

El movimiento de solidaridad fue apoyado inicialmente por los comités de Chile en las universidades. También incluyeron representantes de otros grupos o fiestas estudiantiles. Se conocieron a nivel federal, en Berlín se fundó el "Chile News", del cual surgieron las "Noticias de América Latina" que todavía se publican hoy. Un punto a destacar fue las acciones en el juego de la Copa del Mundo entre la República Federal y Chile en el Estadio Olímpico de Berlín en junio de 1974; En ese momento, los cánticos "Chile Si - Junta No" fueron capaces de escuchar a los presos en el estadio nacional de Santiago de Chile durante la transmisión televisiva. En primer lugar, los miembros de los comités sobre el ejemplo chileno lideraron las discusiones sobre el camino hacia el socialismo, por otro lado, se trató de la organización de los refugiados que reciben en la República Federal. Aquí también había partes del fallo en Bonn Social Demócratas, los sindicalistas y los Jusos activos. Hans-Jürgen Wischnewski, que recibió el apodo de "Ben Wisch" después de numerosas misiones especiales en el mundo árabe y América Latina, y el entonces Secretario de Estado Parlamentario en el Ministerio de Desarrollo, Hans Matthöfer, quien calificó al régimen de Pinochet como una "pandilla asesina" , Desde el campo de la oposición, solo Norbert Blüm, entonces presidente ejecutivo de los Comités Sociales de Trabajadores Demócratas Cristianos (CDA) y más tarde Ministro de Trabajo, se unió a su lado. [20]

La ocupación con Chile también fue tan pronunciada porque había un sistema de partidos comparable a Europa. Tanto Chile como más tarde Nicaragua se convirtió en el tema de la política interna alemana. El número de chilenos admitidos por la República Federal ya era más alto a mediados de la década de 1970 que en la RDA. Aumentaría aún más en los años siguientes, ya que muchos chilenos exiliados de la RDA se mudaron a Occidente.

 

Argentina 1976: Derechos humanos y política exterior.

El peronismo, como populismo, no ofrecía vínculos directos con un movimiento de solidaridad. Solo a través del destino de los alemanes arrestados y desaparecidos en Argentina, el tema llegó al público. La acusación fue hecha contra el Gobierno Federal y el Foreign Office de que no los habían apoyado adecuadamente. En julio de 1976, el grupo "Initiative Freedom for Klaus Zieschank" organizó una huelga de hambre en Bonn con motivo de la visita del Ministro de Economía de Argentina. En 1999, el abogado Konstantin Thun, en nombre de la "Coalición contra la Impunidad" presentó cargos penales en Alemania contra siete militares argentinos en relación con el asesinato de Zieschank. Tres años más tarde, el Tribunal de Distrito de Nuremberg emitió órdenes de arresto contra el jefe de la junta militar Jorge Videla y otros dos militares. [21]

 

Nicaragua 1979: revolución, cristianismo, autonomía.

Nicaragua ganó en Alemania una notable popularidad europea. El heterogéneo movimiento de solidaridad mostró una variedad de grupos, más de 15,000 alemanes viajaron a través del país durante el gobierno revolucionario (1979-1990) y se involucraron en varios proyectos. En 1983, el doctor Tonio Pflaum, 1986, el sindicalista Berndt Koberstein fue asesinado por los contras antinlandeses en Nicaragua. Las razones del atractivo de Nicaragua también deben verse en la discusión alemana sobre el neutralismo, el pacifismo y el antinuclearismo: Nicaragua apareció como un país cuyo camino de desarrollo autónomo se redujo por el coloso en el norte, un paralelo a la situación en la República Federal, donde al principio El despliegue de nuevas armas nucleares y misiles fue inminente en los años ochenta. En este contexto, también se puede explicar la peculiar constelación de paloma de paz y ametralladora, que se puede encontrar en no pocas de las numerosas publicaciones. También se expresó en la controversia sobre los objetores de conciencia alemanes que defendían la defensa de la revolución en Nicaragua con el arma en sus manos. La fascinación por la combinación de "Cristianismo y revolución" fue particularmente fascinante. El sacerdote Ernesto Cardenal, que había sido galardonado con el Premio de la Paz del Comercio de Libros de Alemania en 1980, fue Ministro de Cultura en el gobierno sandinista hasta 1987 y dio la bienvenida a unos pocos trabajadores solidarios personalmente en el aeropuerto.

La gran importancia que Nicaragua obtuvo en la política interna alemana en los años ochenta sugiere que también se trataba de cumplir con sus propias utopías. La solidaridad con Nicaragua y luego con el movimiento de liberación en El Salvador significó un rechazo a la política de poder tradicional de una sociedad mundial cuyas víctimas el movimiento de paz mismo sintió. Además, permitió al SPD, ahora en oposición, darse un perfil crítico y antiimperialista ante su propia organización juvenil. Centroamérica se convirtió en un campo de juego para una confrontación encubierta con los EE. UU. Pero también hubo controversia dentro de la Internacional Socialista (IS), ya que algunos políticos latinoamericanos expresaron la acusación de que el SPD propagaría algo a países extranjeros, algo que habían presentado en su propio país a más tardar con el programa Godesberger de 1959. Más tarde, el escritor peruano Mario Vargas Llosa planteó esta objeción a Günter Grass con respecto a su evaluación de la revolución nicaragüense. [23] La controversia política interna fue alimentada por los principales partidos. Heiner Geissler, Secretario General de la CDU, escribió el prólogo del informe "¿Qué tan libre es Nicaragua?" Martin Kriele, como miembro del SPD involucrado en la redacción de los Tratados orientales, escribió un libro crítico sobre Nicaragua y renunció al partido. [25]

Una característica especial del movimiento de solidaridad con Nicaragua son los numerosos hermanamientos, algunos de los cuales continúan con los fondos de la UE hasta nuestros días. También después de la anulación del sandinismo en 1990, estas relaciones continuaron. Al mismo tiempo, la relación se enfrió después de la división del movimiento sandinista. Existe una mayor simpatía por Sergio Ramírez y Ernesto Cardenal, quien recientemente expresó su crítica al gobierno en torno a Daniel Ortega. [26]

 

Solidaridad estatal en la RDA

"La solidaridad antiimperialista es un principio básico de la política exterior de nuestro estado socialista", decía en 1987. [27] Por ejemplo, en 1986, un total de 2.500 millones de marcos, un 0,89 por ciento del ingreso nacional, para ayudar a los países en desarrollo y los movimientos de liberación nacional salida. [28]

 

Cuba después de 1959: "El primer socialista Estado en América ".

La ocupación con América Latina comenzó con la toma del poder de los revolucionarios y la primera admisión de relaciones diplomáticas de la RDA a un país latinoamericano a partir de 1963. También en los libros de historia sobre Cuba y Nicaragua se tomaron. Se habló de una "revolución antiimperialista, democrática nacional". "La victoria de la revolución en Cuba, en el hemisferio occidental de la tierra, demuestra convincentemente que el socialismo en el continente americano es imparable a largo plazo". [29] El libro de texto "Geografía 8" probablemente mostró una imagen de La Habana en la portada; el capítulo decía: "Cuba es el primer estado socialista en suelo estadounidense, la esfera de influencia de los EE. UU. se ha reducido, y Cuba ya está brindando asistencia activa y solidaridad en la lucha de liberación nacional de otros países". [30] Al contrario de tales evaluaciones oficiales, hubo claras diferencias de opinión, que se mantuvieron en secreto. La embajada de la RDA presionó por una "objetificación de la política exterior cubana" y un "acercamiento con las posiciones de los países socialistas sobre importantes cuestiones fundamentales". A fines de 1974, en la visita de estado de Erich Honecker hubo diferencias con Castro, sobre la reventa de cuotas de azúcar cubana a otros países. [31]

La RDA fue temporalmente el segundo socio comercial más importante de Cuba. Alrededor de 30,000 trabajadores contratados y un número considerablemente menor de estudiantes vinieron de Cuba a la RDA. Manejable fue la cantidad de especialistas y cuadros que fueron a Cuba. Poco se informó sobre sus experiencias. Tanto más fuerte era el mito de la isla distante. Fidel Castro, Che Guevara y Tamara Bunke eran relativamente populares, a diferencia de sus propios políticos. Para muchos, Cuba era un destino deseable o incluso una pantalla de proyección para otro socialismo. En un discurso pronunciado el 17 de junio de 1972, Castro atacó la pasión por los viajes y el anhelo de viajar de sus oyentes en la plaza Rostock Thälmann. Comparó las temperaturas del agua del Caribe y el Báltico, después de escuchar que los "héroes" incluso se bañarían en invierno: "En Cuba, si el hombre en el Mar Báltico golpea un hoyo en el hielo, el agua del mar tiene temperaturas de 24, 25 grados (...) Sabemos cuánto te gustaría bañar en los mares de Cuba, todos tratan de equilibrar el clima, que no tiene, en este caso es el sol y el mar ". [33]

Desde el lado oficial, especialmente Castro se puso en primer plano, mientras estaba en los 68ers en la República Federal de Che Guevara. Las novelas individuales pueden considerarse utopías cubanas. Irmtraud La "Rumba en otoño" de Morgner (1963-65), ambientada en la crisis de Cuba, describe a la isla como un lugar de peligro y esperanza para un nuevo socialismo. Unabridged, el libro fue publicado en 1992. La canción de Wolf Biermann "Comandante Che Guevara" de 1973 fue conocida por los izquierdistas en ambos estados alemanes. Una serie de artículos en el "Junge Welt" y libros para jóvenes enfatizaban el papel de Tamara Bunke. Libros como "El camino al Río Grande" de Eberhard Panitz 1973 sirvieron, entre otras cosas, para satisfacer el deseo de viajar de los residentes de DDR, que también se encuentran en las películas "Wanderlust" y "Still demasiado delgado para el amor". sucedido. El "Guevara o Der Sonnenstaat" de Volker Braun de 1983 discutió nuevamente la relación entre la utopía y la revolución usando el ejemplo del revolucionario.

 

Chile 1973: Compañeros cercanos y, sin embargo, distantes.

La inclusión de los refugiados chilenos después del golpe contra el gobierno electo de Salvador Allende en 1973 fue una alta prioridad en la conciencia de la RDA. Los artistas vinieron principalmente a Rostock, donde se agruparon en un grupo de canto llamado Aparcoa y una compañía de teatro llamada Teatro Lautaro . En una entrevista, artistas chilenos informaron sobre la fatal "conexión entre el exotismo y la solidaridad": "El público ya está esperando ponchos, folclore y melancolía". [36] También existían vínculos especiales con Chile porque la hija del presidente del Consejo de Estado Erich Honecker estaba casada con un chileno. La izquierda chilena no ha olvidado la inclusión en la RDA: desde 1991, Margot Honecker, ex Ministra de Educación, vive cerca de sus nietos en Santiago de Chile. En 1993, a Erich Honecker se le permitió viajar a Chile, donde murió el 29 de mayo de 1994. [37]

A diferencia de los cubanos y los nicaragüenses, el exilio permitió a los chilenos viajar al área económica no socialista (NSW). Esto se debió a que la RDA había roto relaciones diplomáticas con Chile después del 11 de septiembre de 1973. El exilio de los chilenos dependía de extender sus pasaportes en la República Federal. También por esta razón, fueron observados por el Ministerio de Seguridad del Estado (MfS). [38] A diferencia de otros latinoamericanos en la RDA, muchos de los chilenos provenían de la clase media y tenían sus propias ideas de socialismo. La relación de la izquierda chilena con la RDA llevó a una discusión después de que apareció el libro de 1993 de Carlos Cerda "Morir en Berlín". El autor, que había vivido en la RDA durante doce años, pintó una imagen bastante sombría del exilio. Por lo tanto, los chilenos exiliados tuvieron que dar cuenta tanto a su propio partido como a los órganos de seguridad de la RDA. Muchos abandonaron la RDA antes de la caída del Muro. A fines de 1989, 334 chilenos aún vivían en la RDA, así como 411 nicaragüenses y 7.999 cubanos. [39]

 

Argentina 1976: restricción diplomática.

La RDA soportó críticas a la dictadura militar argentina. Aunque admitió miembros individuales del PC de Argentina, pero subordinó su política exterior a los intereses de la Unión Soviética, que estaba interesada en las relaciones comerciales fluidas y las importaciones de granos. Esta puede haber sido una de las razones por las cuales el muy pequeño exilio argentino prácticamente no jugó ningún papel en la RDA.

Nicaragua 1989: Cooperación de los servicios secretos y enfoques de solidaridad independiente.

La RDA fue el primer país del campo socialista del estado que reconoció a Nicaragua. Ella ayudó a Nicaragua con materiales de libros de texto, el prestigioso Hospital Carlos Marx en Managua, sobre temas de seguridad y sobre la implementación planificada de una reforma monetaria. En la fase final de la RDA, el MfS no solo participó en la política exterior y la cooperación militar con el Ministerio del Interior nicaragüense. En varios lugares, se desarrolló un "Grupo de Iniciativa Esperanza Nicaragua" dentro de los círculos de la iglesia. Más tarde, los civiles vieron en Nicaragua la oportunidad de una conexión entre el cristianismo y el socialismo. En Jena, donde el grupo se originó bajo la influencia de una visita de Cardenal, se inició un Proceso Operativo (OV) con el título evocador "Ambulancia". Sin embargo, los grupos religiosos pudieron enviar a su propia delegación para la cosecha de café a América Central.

 

Diferencias - similitudes

Las diferentes condiciones iniciales de los movimientos de solidaridad independientes en la República Federal y una solidaridad estatal en la RDA se mencionaron al principio. Sin embargo, la separación no siempre se puede mantener, porque algunos proyectos del Oeste fueron (cofinanciados) del presupuesto del Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ) o con el tiempo se destinaron a la financiación estatal. En la RDA, las esperanzas de otro socialismo estaban al menos en la fase final conectadas con el trabajo de solidaridad.

A pesar de eso, hubo similitudes que persistieron después de 1989/90: América Latina demuestra ser más mítica que Asia, África o el mundo árabe. La solidaridad con Vietnam o China es una cosa del pasado. China se ve en la prensa como un competidor, África aparece como un "área problemática", que debería ser ayudada con fondos de cooperación para el desarrollo o conciertos de música pop. El conflicto en el Medio Oriente se juzga de manera diferente en la Alemania Unida después del final de la Guerra Fría que antes de 1989.

Como portador de un mito para demostrar que los revolucionarios individuales que les gusta el Che Guevara obtuvieron el estatus de iconos pop, pero también arte (político) en música, literatura y murales / muralismo.

Especialmente desde una perspectiva externa, las revoluciones no son solo eventos reales sino también eventos imaginarios. Esto puede ser más notorio para los observadores externos: "Historia cultural de un engaño" es el subtítulo de una disertación sobre Cuba y los alemanes escrita en los Estados Unidos. [41] El autor describe una visión cada vez más culturalista de Cuba, que incluso aumentó en la década de 1990; por otro lado, en Argentina los derechos humanos estaban en primer plano.

Las organizaciones juveniles, la iglesia o los grupos cristianos han sido particularmente activos en el trabajo de solidaridad. Un "Continente de esperanza" y una "Opción para los pobres" se discutieron después de la Conferencia Episcopal Latinoamericana de Medellín / Colombia en 1968. Los exponentes de la teología de la liberación como Camilo Torres, Dom Helder Camara, Oscar Romero y otros jugaron un papel importante. En parte ganaron un estado de mártir, que de otro modo está ausente en el contexto alemán. Debido a la menor importancia de la religión en Alemania Oriental, este aspecto fue más débil allí.

Los mitos revolucionarios llevaron a la revalorización de países (más pequeños), que de otro modo no habrían ganado mucha publicidad. No solo Cuba, Chile y Nicaragua alcanzaron un alto estatus, incluso los acontecimientos políticos se transfirieron a todo el continente. Brasil, México o Colombia parecían menos importantes.

Los mitos revolucionarios duran mucho tiempo porque tienen que ver con las esperanzas de las personas. En el caso de América Latina, el anti-norteamericanismo también juega un papel. Pedro Henríquez Ureña escribió en 1925: "Si las utopías en América no dan fruto, ¿dónde deberían encontrar asilo?" [42]

 

De la revolución a la diversidad

"Para los europeos, Estados Unidos es un hombre con bigote, guitarra y revólver", dijo el doctor, riéndose de su periódico. "No nos entienden". Aunque el ganador del Premio Nobel Gabriel García Márquez y otros autores del auge de la literatura latinoamericana en la década de 1970/80 con el "realismo mágico" pueden haber contribuido a este desarrollo en sí, la cita contiene un verdadero núcleo. En Alemania, apenas se han tenido en cuenta libros importantes sobre América Latina. La obra de Carlos Rangel "De la buena fortuna a la buena revolucionaria" fue leída por intelectuales franceses, el libro del ex ministro de Relaciones Exteriores de México Jorge Castañeda, "Utopía desarmada, La izquierda latinoamericana después de la guerra fría" fue publicado en español e inglés. Ambos trataron con el mito revolucionario. La "Persona non grata" de Jorge Edwards sobre su corto tiempo como embajador chileno en La Habana no se publicó hasta 2006 en alemán.

Después de 1989/90, los grandes diseños ideológicos han perdido su importancia. América Latina está atravesando la fase más larga de gobierno democrático en su historia. Los grupos de solidaridad apenas participan en el gobierno, sino para movimientos sociales individuales. Los temas culturales son cada vez más importantes, y el multiculturalismo parece prevalecer en las relaciones entre las organizaciones no gubernamentales y América Latina. La cooperación estatal para el desarrollo con los países de América del Sur se ha reducido, y las cuestiones de importancia están en primer plano.

¿Los movimientos de solidaridad en ese momento se basaban en mitos revolucionarios? Al menos para Chile y Nicaragua, esto no se puede confirmar de manera consistente. Por un lado, la idea de una revolución venidera en América Latina fue generalizada en la prensa diaria y la literatura científica. Por otro lado, el contacto con refugiados chilenos o la estancia en Nicaragua iniciaron procesos de aprendizaje; La historia del movimiento "Tercer Mundo" en la República Federal y sus debates con el movimiento por la paz subrayan esto. Horst Pöttker, en aquel momento "Acción Tercer Mundo" en Freiburg, criticó el énfasis excesivo en la cuestión de la violencia en 1982 y se quejó de que "nuestra opinión está demasiado determinada por lo que deberían ser nuestras experiencias y puntos de vista en Alemania aquí en el Tercer Mundo, y que nos importa muy poco lo que realmente está sucediendo allí (...) ". [44] Y el argentino Leopoldo Mármora declaró en un Congreso de los Verdes: "Los derechos humanos y la democracia, originalmente productos europeos, se han convertido en la propiedad común universal de todos los continentes, donde hoy en día se utilizan y amplían". [45]

El contraste entre América Latina y los Estados Unidos está perdiendo importancia. Además, en 2040 se dice que los latinos son el grupo étnico más grande de los Estados Unidos; incluso ahora su número es más alto que el de los afroamericanos. [46] Uno de los próximos presidentes de los Estados Unidos podría llamarse Sánchez. En este contexto, pierde una yuxtaposición de América Latina y los Estados Unidos que promueve el mito a un valor informativo. Al mismo tiempo, los presidentes populistas, que son mucho más comunes tanto en América Latina como en los Estados Unidos que en Europa, son cada vez menos adecuados para las utopías de una audiencia en la República Federal. En los próximos años, será evidente que los latinoamericanos, con casi 600 millones de personas, han superado numéricamente a la UE. Los países individuales, como Brasil, están a punto de avanzar a las naciones industrializadas pronto. El mito de un contraste entre centro y periferia y una revolución necesaria en América Latina podría desvanecerse frente a estas nuevas realidades.

 

notas al pie

[1  Ver Gustav Siebenmann, Las imágenes de España y América Latina en los jefes de los alemanes, en: ders., Ensayos sobre literatura española, Frankfurt / M. 1989, pp. 55-84.

[2  GWF Hegel, Conferencias de la Filosofía de la Historia [1848], Stuttgart 1961, página 143, página 147.

[3  Ver Helmut Kristmann, La perspectiva colonial en los libros de historia del Reich alemán 1871-1918, en: Michael Riekenberg (ed.), América Latina. Lecciones de historia, libros de texto de historia, conocimiento histórico, Frankfurt / M. 1990, pp. 143-156.

[4  Ver Nikolaus Werz, Anti-Americanism y el estado de América Latina en la conciencia europea, en: Wolfgang Reinhard / Peter Waldmann (ed.), Norte y Sur en América, Vol 2, Freiburg 1992, p 1266-1288.

[5  Dietrich Harth, revolución y mito. Siete tesis sobre la génesis y la validez de dos conceptos básicos del pensamiento histórico, en: ders./Jan Assmann (ed.), Revolution and Myth, Frankfurt / M. 1992, p.11.

[6  Pierre Vayssiére cuenta las revoluciones independentistas, pero no Bolivia; ver. Les révolutions d'Amérique latine, París 2001.

[7  Además: Stefan Rinke, Revoluciones en América Latina. Paths to Independence 1760-1830, Munich 2010. Probablemente la mejor biografía de Bolívar fue escrita por un exiliado y no reeditada en alemán: Gerhard Masur, Simon Bolívar, Constance 1949.

[8  Ver Wolfgang Kießling, Exilio en América Latina, Leipzig 1980.

[9  Cf. Frank Niess, ¿La revolución cubana sigue siendo un mito?, En: Ottmar Ette / Martin Franzbach (ed.), Cuba Today, Frankfurt / M. 2001, pp. 271-289.

[10  Cf. Hildegard Stausberg (ed.), América Latina hoy: Economía, Política, Medios, Berlín 1997.

[11  Eva Karnofsky, Sobre el Informe Latinoamericano del German Daily Press, en: Peter Birle / Friedhelm Schmidt-Welle (ed.), Percepciones mutuas: Alemania - América Latina en el siglo XX, Frankfurt / M. 2007, pp. 219-240.

[12  Ver Werner Balsen / Karl Rössel, Alta solidaridad internacional. Sobre la historia del Movimiento del Tercer Mundo en la República Federal, Colonia 1986.

[13  Ver Bastian Hein, The West German y Third World. Política de desarrollo y servicios de desarrollo entre Reform y Revolt 1959-1974, Munich 2006, p.113ff.

[14  Todavía vale la pena leer: Boris Goldenberg, América Latina y la revolución cubana, Colonia-Berlín 1963.

[15  Crítica al llamado revisionismo de izquierda en Europa y América Latina: Wilhelm M. Breuer / Bernd Hartmann / Herbert Lederer, Revolución en América Latina, Colonia 1969.

[16  Günter Maschke, diario de bolsillo cubano, en: Course book, 30 (1972), P. 129-147; ders., crítica del guerrillero, Frankfurt / M. 1973a

[17  Entonces Gerd Koenen, caminos de ensueño de la revolución mundial. El Proyecto Guevara, Colonia 2008, p.10.

[18  La discusión sobre el camino correcto hacia el socialismo comenzó incluso antes de 1973: cf. Régis Debray / Salvador Allende, El camino chileno, Neuwied 1972; Heinz Rudolf Sonntag, Revolución en Chile, Frankfurt / M. 1972, así como la revolución y la contrarrevolución en Chile - Análisis de una lección, Darmstadt-Neuwied 1974.

[19  El alcance de las discusiones y actividades en ese momento es evidente en los archivos de la embajada sobre Chile en el Archivo Político del Foreign Office (PA AA).

[20  Cf. Werner Abelshauser, después del milagro económico. El sindicalista, político y empresario Hans Matthöfer, Bonn 2009, p.262ff., Capítulo "Chile: una explosión de sueños".

[21  Ver Konstantin Thun, Derechos humanos y política exterior. República Federal de Alemania - Argentina 1976-1983, Bad Honnef 2006 (nueva edición).

[22  Hay varios estudios sobre el movimiento de solidaridad de la República Federal: ¿Rosemarie Karges, Solidaridad o Ayuda al Desarrollo? Ponerse al día con el desarrollo del proceso de aprendizaje utilizando el ejemplo del Movimiento de Solidaridad Federal Alemán con Nicaragua, Münster-New York 1995; Michael Förch, entre ideales utópicos y desafío político. El movimiento de solidaridad nicaragüense en la República Federal. Un estudio empírico, Frankfurt / M. 1995a

[23  Ver Günter Grass, Epilogue, en: Martin Diskin (ed.), Problemas en nuestro patio trasero. América Central y los Estados Unidos en los años ochenta, Nueva York 1984, donde Grass informó sobre una visita a prisión con el ministro del Interior Tomás Borge en Nicaragua, afirmando que estaba avergonzado como un alemán por estar en una alianza con los EE. UU. (P.248); Mario Vargas Llosa, Respuesta y Günter Grass, en: El País, 30.6.1986.

[24  CDU, Informe de Nicaragua. ¿Qué tan libre es Nicaragua?, Bonn 1985.

[25  Cf. Martin Kriele, Nicaragua - el corazón sangrante de América, Munich 1985.

[26  Cf. Sergio Ramírez, Adios Muchachos! Un recordatorio de la revolución sandinista, Wuppertal 2001.

[27  Cf. Academia de Ciencias Sociales en el Comité Central del SED (ed.), Socialismo en la RDA: Estrategia social con miras al año 2000, Berlín 1987, página 305.

[28  Ibid., P. 308: "La República Federal de Alemania mostró una media del 0,47 por ciento en 1981-1985".

[29  Historia. Libro de texto para la clase 10, Berlín 1986, p 118.

[30  Geografía. Libro de texto para la clase 8, Berlín 1983/84, P. 162.

[31  Sobre la base de documentos en los Archivos Federales y PA AA: Nikolaus Werz, Alemania, América Latina y Cuba - Relaciones Exteriores, en: El Ciudadano del Estado, (2008) 2, p.130ff., Así como las memorias de un embajador de la RDA : Heinz Langer, Ternura de los pueblos. La RDA y Cuba, Berlín 2010, página 68f.

[32  El interés del SED en Cuba incluso aumentó en la fase final debido a la perestroika: Konstantin Prignitz, El mito de la "Revolución Cubana". Los medios Kubabild de la RDA, en: Revista de la asociación de investigación del estado SED (ZdF), n. ° 23, (2008), pp. 56-67.

[33  Fidel Castro, Tenemos una amistad fraternal y sólida con la URSS. Discurso en Rostock, 17.6.1972, en: ders., Nuestra fuerza radica en la unidad. Visitas en la RDA, la URSS y en Chile, Berlín 1973, página 62.

[34  José A. Friedl Zapata afirma que ella era miembro del MfS y de la KGB para obtener información sobre Guevara, que es difícil de evaluar para Oriente. Esto fue contradicho enérgicamente por su madre y por los autores cubanos. Ver a José A. Friedl Zapata, Tanja. La mujer que amaba al Che Guevara, Berlín 1997, p 28ff.

[35  Cf. sobre Gotthold Schramm (ed.), Escape de la junta. La RDA y el 11 de septiembre, Berlín 2005.

[36  Jutta Voigt, chilenos en la RDA, en: domingo, (1975) 37, p.7.

[37  Vea a Ed Stuhler, Margot Honecker. Una biografía, Viena 2003, p.209ff.

[38  Además: Nikolaus Werz, latinoamericano en la RDA, en: archivo de Alemania, 42 (2009) 5, S. 849ff.

[39  Ver Eva-Maria Elsner / Lothar Elsner, Políticas de Extranjeros y Extranjeros en la RDA, Berlín 1992, página 59.

[40  Ver Merlin Berge / Nikolaus Werz, "Chekists Can Trust". El MfS y Nicaragua, en: ZdF, No. 27, (2010), pp. 168-177.

[41  Véase Jennifer Ruth Hosek, Cuba y los alemanes: Una historia cultural de la infatuación, Berkeley 2004.

[42  Pedro Henríquez Ureña, Patria de la justicia, en: ders., La utopia de América, Caracas 1978, p.10.

[43  Gabriel García Márquez, El coronel no tiene a nadie que le escriba, Colonia 1976, p 39.

[44  Horst Pöttker, Ciegos en nuestra visión política del mundo, en: W. Balsen / K. Rössel (nota 12), página 557.

[45  Leopoldo Mármora, por una identidad nacional, en: ibid., P. 571.

[46  Ver a Oscar Guardiola-Rivera: ¿Y si América Latina gobernara el mundo? Cómo el sur llevará al norte en el siglo 22, Londres 2010.

* Nicholas Werz